top of page
  • Foto del escritorDra. García Millán

Recupera tu piel tras el verano

Este verano, seguro que hemos pasado mucho calor. Y con seguridad nuestra piel ha estado expuesta al Sol, al agua del mar o de la piscina. Incluso manteniendo nuestras rutinas de belleza y cuidado diarios, la piel al regreso de las vacaciones puede volver seca, con "moreno" irregular, e incluso con nuevas manchas. Pero... ¡hay solución!





Cuidados tras el verano

Como hemos dicho, tras el verano apreciamos con frecuencia una pérdida de elasticidad, mayor sequedad, zonas de pigmentación irregular e, incluso, manchas en la piel. Lo más adecuado es ponerse en manos de nuestro dermatólogo que para una valoración personalizada y nos indicará las pautas a seguir. Generalmente, las recomendaciones que nos dará el especialista estarán entre las siguientes.


Aportar hidratación y elasticidad

Tras el verano, lo primero que debemos hacer es asegurarnos de que aportamos hidratación y elasticidad a nuestra piel. Para ello, podemos recurrir al ácido hialurónico.

El ácido hialurónico es un componente natural del cuerpo humano que atrae y retiene agua. Su aplicación permite recuperar la elasticidad de la piel y reducir las arrugas.

Podemos administrarlo de forma tópica, en cremas o mascarillas y también mediante microinyecciones o mesoterapia.


Inducir la formación de colágeno

Adicionalmente a los tratamientos con ácido hialurónico, podemos aplicar tratamientos que mejoren y refuercen la estructura de la dermis. Estos tratamientos facilitan la generación de colágeno y elastina, lo que mejorará la elasticidad de la piel en el largo plazo.

Uno de los tratamientos más recomendados para inducir la síntesis natural de colágeno es la inyección de factores de crecimiento mediante la obtención de plasma rico en plaquetas (PRP). El PRP se genera a partir de nuestro propio plasma. Su aplicación permite incrementar la elasticidad y reducir las arrugas en la piel, aunque también podemos emplearlo para mejorar las estrías, las cicatrices y algunos tipos de alopecia.


Mejorar las alteraciones de pigmentación

Incluso con la aplicación de fotoprotección adecuada, es frecuente que tras el verano apreciemos pigmentación irregular en algunas zonas de nuestra piel.

Una de las formas más eficaces de mejorar las alteraciones de pigmentación es mediante el uso de peelings, tanto en consulta como fórmulas de uso domiciliario. El en estos casos deberá ser suave y localizado, adaptándose a cada tipo de piel.


Eliminar las manchas de la piel

El efecto acumulativo de la exposición al Sol favorece la aparición de manchas. Como regla general, es conveniente una revisión de las manchas de la piel por un dermatólogo, especialmente en el caso de manchas de reciente aparición. En cualquier caso, antes de eliminarlas, siempre deberemos acudir a la consulta de dermatología para su valoración, dado que algunas manchas podrían resultar malignas.

Para su eliminación solemos recurrir a tratamientos láser, de forma principal, en combinación con peelings y/o fórmulas tópicas. El láser que elijamos así como la duración del tratamiento dependerán de la naturaleza y extensión de la mancha. Es conveniente esperar a que disminuya el bronceado, para que el láser sea mas eficaz y seguro.


Adaptar la rutina de belleza

Además de los tratamientos dermatológicos necesarios, debemos adaptar nuestra rutina de belleza para mejorar el estado de nuestra piel.

Para hidratar, humectar y mejorar la elasticidad de la piel, podemos recurrir a mascarillas de ácido hialurónico.

Adicionalmente, podemos reanudar el uso del retinol, la molécula antiaging mas completa y efectiva. Aunque deberemos esperar 2 ó 3 semanas tras la vuelta de vacaciones y es preferible no tener planes "al Sol".

Por último, es recomendable la utilización de serums con niacinamida, ácido azelaico y vitamina C por la mañana.


No debemos olvidar nuestra salud: Acudir al dermatólogo para revisar manchas y lunares

Como hemos visto, el verano y la exposición solar castigan nuestra piel. Por ello, a la vuelta es conveniente acudir al dermatólogo que valorará su estado cualquier nueva lesión que haya podido aparecer. Es importante revisar todo tipo de manchas y lunares, no solo pensando en el aspecto estético.

Existen numerosos tratamientos que permitirán incrementar la hidratación y elasticidad de la piel, y a reducir las manchas. Además, podemos adaptar nuestra rutina de belleza para mejorar el estado de nuestra piel durante y tras el verano.

Y, por supuesto, no debemos olvidar mantener la fotoprotección.

Comments


bottom of page