top of page
  • Foto del escritorDra. García Millán

Irritación, maskné, alergia… ¿Qué le está pasando a tu piel?

Actualizado: 26 mar 2022

Hace unos días tuve la ocasión de hablar con Lorena Robledo de Cosmopolitan sobre un problema muy frecuente que además se acentúa con las mascarillas: los eccemas. Aunque no es el único problema de la piel que se ha acentuado por el uso de este medio de protección: el acné, la rosácea, las irritaciones y la dermatitis perioral también se ven incrementadas por el uso de las mascarillas.

Cada individuo según su edad, tipo de piel, situación hormonal y horas de uso de la mascarilla puede sufrir uno o quizás varios de estos problemas.

Aunque el tratamiento es individualizado podemos apuntar unos consejos generales:

  • Acné: limpieza frecuente y empleo de cremas con Afa o betahidrohiacidos por la noche. Es importante mantener la piel limpia y evitar cremas que tengan efecto oclusivo.

  • Rosácea y dermatitis perioral: incremento del empleo de los productos calmantes habituales. Limpiadores suaves, a veces recomendamos evitar el agua y optar por productos sin aclarado.

  • Eccemas: mejorar la función barrera de la piel con cremas protectoras por la mañana y reparadoras por la noche. Limpieza con productos no irritantes e hidratantes.

También puede ser necesario el empleo de antibióticos en acné y rosácea o corticoides tópicos e inmunomoduladores puntualmente en los eccemas. En este caso evitaremos automedicarnos y acudiremos al dermatólogo.

Recojo a continuación un fragmento de mi conversación con Lorena, donde hablamos del eccema en particular.

 

Eccema

¿Sabías que este término proviene del griego “ekzein”, que significa hervir? Viene acompañado de enrojecimiento, picor y descamación. “El eccema más común es el que causa la dermatitis atópica, una afección más propia de la infancia cuya prevalencia el adultos ha aumentado en los últimos años en los países desarrollados. Es una enfermedad crónica en la que hay alteraciones en la barrera cutánea (que es más permeable) y en el sistema inmune (que es más reactivo)”, esclarece la doctora Cristina García Millán, dermatóloga especialista en dermatitis atópica del Grupo Pedro Jaén.

Lo primordial es que el dermatólogo establezca su causa para tener un diagnóstico diferencial. Tendrás que olvidarte de los geles limpiadores con perfume y detergentes e hidratar constantemente tu piel con productos específicos muy emolientes para evitar la descamación y las grietas. También mantendrás los brotes controlados y la piel atópica en buen estado si “evitas rascarte, no usas perfumes, colonias ni cosméticos con fragancias o alcohol (resecan en exceso), utilizas agua templada en vez de caliente y te secas con una toalla suave sin frotar, empleas un humidificador para evitar la sequedad ambiental y te hidratas dos veces al día con productos específicos para pieles atópicas”, agrega.


Originalmente publicado en Cosmopolitan

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page